top of page

Cómo identificar trastornos alimenticios en los niños y brindarles apoyo

Cómo identificar trastornos alimenticios en los niños y brindarles apoyo

Los trastornos alimenticios son afecciones serias que pueden afectar a personas de todas las edades, incluidos los niños. Identificar estos trastornos a una edad temprana es crucial para garantizar un tratamiento adecuado y prevenir complicaciones a largo plazo.


Los trastornos alimenticios pueden comenzar a manifestarse en niños de diversas edades, aunque suelen ser más comunes durante la adolescencia. Sin embargo, también pueden surgir en la infancia, especialmente en aquellos niños que experimentan presión social, problemas familiares, trastornos emocionales u otros factores estresantes. La influencia de los medios de comunicación y la cultura de la imagen corporal también puede contribuir a la aparición de estos trastornos en niños cada vez más jóvenes.

 

 

Trastornos alimenticios más comunes: señales y riesgos

Aunque puede suceder que los niños o adolescentes cambien en ocasiones sus patrones de alimentación, es importante establecer si es una conducta que pasa rápidamente o que se mantiene por un largo periodo de tiempo. A continuación, podrás conocer los trastornos de la conducta alimentaria más frecuentes y algunas señales para identificarlos:


1. Trastorno por atracones

Este trastorno se caracteriza por el consumo de grandes cantidades de alimentos en periodos cortos de tiempo. Viene acompañado por la culpa y la vergüenza por la cantidad de alimentos ingeridos y el sobrepeso.


Señales

· Consumir grandes cantidades de alimentos en poco tiempo.

· Comer cuando no se tiene hambre.

· Comer hasta sentirse indispuesto.

· Esconder alimentos.

· Comer solo u ocultarse para comer.

 

Riesgos

·  Sobrepeso

· Enfermedades asociadas a la obesidad.

 

2. Bulimia

Las personas suelen consumir grandes cantidades de alimentos y luego realizan diversas acciones para controlar su peso. Estas personas pueden estar cerca de su peso normal o presentar constantes cambios de peso.


Señales

· Esconderse para comer.

· Saltarse comidas.

· Evitar comer alrededor de otras personas.

· Inducir vómito después de comer, lo cual puede notarse a través de marcas de los dientes en la mano.

· Tomar diuréticos, laxantes o píldoras para adelgazar.

· Excederse en actividad física.

 

Riesgos

· Aumento de peso.

· Problemas estomacales.

· Problemas cardiacos.

· Problemas renales.

· Deterioro en las piezas dentales.

· Muerte.

 

3. Anorexia

Las personas se obsesionan con la delgadez. Pese a su notable delgadez, quienes sufren este trastorno siguen pensando que están gordas.


Señales

· Delgadez extrema.

· Dietas extremas.

· Temor a aumentar de peso.

· Están obsesionados con contar calorías, cantidad de carbohidratos y grasas.

· Crean “rituales de comida” como masticar un bocado de comida cierta cantidad de veces.

· Ejercitan en exceso.

· Usan diuréticos, laxantes o píldoras para adelgazar.

· Sienten frío permanentemente

· Suelen usar ropa holgada.

· En el caso de las mujeres, presentan periodos menstruales irregulares o ausencia de estos.

 

Riesgos

· Problemas de concentración.

· Problemas estomacales.

· Problemas cardiacos.

· Problemas renales.

· Osteoporosis.

· Piel y cabello secos.

· Debilidad.

· Muerte.


La detección temprana y la intervención adecuada son clave para ayudar a los niños a superar los trastornos alimenticios y promover una relación saludable con la comida y su cuerpo. Recuerda que tu apoyo y comprensión son fundamentales en el proceso de recuperación de tu hijo.

 

 

¿Qué hacer si sospechas que tu hijo está sufriendo un trastorno alimenticio?

Si sospechas que tu hijo está experimentando un trastorno alimenticio, es importante:

·  Abordar la situación con empatía y comprensión.

· Buscar ayuda profesional de un especialista en trastornos alimenticios.

· Brindarle un ambiente seguro y de apoyo.

· Fomentar la comunicación abierta.


Un trastorno alimenticio puede ser causado por diversas razones como los cambios presentados durante la adolescencia, las presiones sociales o haber experimentado situaciones traumáticas. Es fundamental, de la mano de un especialista, detectar la causa real y trabajarla a través de la terapia para poder recuperarse.


Con una combinación de educación, comprensión y acceso a recursos de tratamiento adecuados, podemos ayudar a los niños a superar estos desafíos y promover una relación saludable con la alimentación y el cuerpo.


Si te ha resultado útil esta información y deseas seguir explorando temas relacionados con la salud y el cuidado infantil, ¡te invito a seguirme en mis redes sociales para estar al tanto de nuevos artículos y consejos! Encuéntrame en Instagram, Facebook, Twitter y LinkedIn. ¡Allá te espero!

2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page