top of page

Caídas en los niños: cómo prevenirlas y cuidar la seguridad de nuestros pequeños

Caídas en los niños: cómo prevenirlas y cuidar la seguridad de nuestros pequeños

Las caídas son eventos comunes en la vida de los niños y, aunque son parte natural de su desarrollo, pueden generar preocupación en los padres. Las caídas son una de las principales causas de lesiones en niños. Durante la infancia, los pequeños están en constante exploración y aprendizaje, lo que aumenta el riesgo de caídas.


Se estima que la mayoría de los niños experimentan al menos una caída significativa durante su infancia, ya sea en el hogar, la escuela o durante actividades recreativas. Según estudios, hasta el 60 % de los niños experimentarán al menos una caída significativa antes de cumplir los 3 años.


Las caídas suelen ser más comunes en niños pequeños y en aquellos que están aprendiendo a caminar, correr y explorar su entorno, generalmente entre los 1 y 4 años de edad, están más expuestos a tropezar o caerse.

 

 

¿Cómo prevenir las caídas en niños?

El interés por la exploración permanente hace que nuestros niños estén expuestos a un mayor riesgo de caídas. Por eso, es primordial crear un entorno seguro para nuestros niños. Presta atención a las siguientes recomendaciones:


· Mantén el entorno del niño y áreas de juego libres de obstáculos y peligros potenciales. Asegúrate de que los muebles estén estables, instala protectores en las esquinas afiladas y utiliza puertas de seguridad en las escaleras.

· Supervisa activamente a los niños pequeños mientras juegan, especialmente en áreas donde puedan ocurrir caídas, como escaleras, balcones o zonas de juego. Esto permite intervenir rápidamente en caso de una caída o situación de riesgo.

· Utiliza dispositivos de seguridad apropiados, como barandillas en las camas elevadas, correas en sillas altas y cascos al andar en bicicleta o patinetas.

· Enséñales a los niños la importancia de jugar de manera segura. Explícales cómo subir y bajar escaleras correctamente, cómo caminar en superficies resbaladizas y la necesidad de usar cascos y equipo de protección al andar en bicicleta o jugar deportes.


Si bien es imposible evitar todas las caídas, estar atentos puede ser primordial para evitar consecuencias graves.

 

¿Qué hacer cuando se presentan caídas en niños?

Saber cómo actuar cuando nuestros hijos sufren una caída, es esencial. Conoce a continuación algunas pautas que debes tener en cuenta:


- Mantén la calma: En caso de una caída, mantén la calma para tranquilizar y dar consuelo al niño y evaluar la gravedad de las lesiones.


- Examina al niño: Revisa al niño en busca de signos de lesiones como hinchazón, hematomas o cortes. Si hay alguna lesión grave o sospecha de fractura.


- Aplicar primeros auxilios: Si es necesario, aplica primeros auxilios básicos como limpiar y cubrir heridas menores, aplicar compresas frías en áreas inflamadas y elevar extremidades en caso de hinchazón.


- Buscar atención médica: Si la caída resulta en lesiones graves o si hay preocupaciones sobre la salud del niño, busca atención médica de inmediato.


Las caídas son parte del crecimiento y desarrollo infantil, pero con medidas preventivas adecuadas y una respuesta calmada y eficaz, podemos proteger a nuestros hijos y garantizar su bienestar.

 

 

¿Cuándo alarmarse con la caída de un niño?

Es normal que los niños se caigan ocasionalmente, especialmente durante su etapa de desarrollo temprano cuando están aprendiendo a caminar y explorar su entorno. Sin embargo, hay ciertas situaciones en las que las caídas pueden ser consideradas preocupantes:


Frecuencia excesiva: Si un niño cae con frecuencia y de manera repetida sin una causa aparente, podría ser indicativo de un problema subyacente.


Caídas repentinas o inexplicables: Si un niño experimenta caídas sin un motivo claro, especialmente si ocurren con otros síntomas como mareos, visión borrosa o debilidad, es recomendable una evaluación médica.


Caídas que resultan en lesiones graves: Las caídas que causan lesiones graves, como fracturas, conmociones cerebrales u otras lesiones traumáticas deben ser evaluadas por un médico.


Cuando hay cambios en el comportamiento o el estado de ánimo: Si las caídas están acompañadas de cambios significativos en el comportamiento, el estado de ánimo o el rendimiento académico del niño, podría ser un signo de que algo más está sucediendo.

Ante cualquier situación derivada de una caída que te genere preocupación es importante consultar al pediatra para asegurarse de que tu hijo esté bien. No minimices los síntomas de tu pequeño y sigue tu intuición.


Si te ha resultado útil esta información y deseas seguir explorando temas relacionados con la salud y el cuidado infantil, ¡te invito a seguirme en mis redes sociales para estar al tanto de nuevos artículos y consejos! Encuéntrame en Instagram, Facebook, Twitter y LinkedIn. ¡Allá te espero!

1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page