top of page

Convulsiones en niños: causas, frecuencia y manejo

Convulsiones en niños: causas, frecuencia y manejo

Las convulsiones en niños pueden ser aterradoras para los padres, pero comprenderlas es esencial para brindar el apoyo adecuado. Las convulsiones son episodios repentinos y temporales de actividad eléctrica anormal en el cerebro, que pueden provocar movimientos corporales incontrolables, cambios en la conciencia y otros síntomas.

Son relativamente comunes en la infancia, se estima que alrededor del 5% de los niños experimentan por lo menos una convulsión antes de los 16 años. La mayoría de las convulsiones en niños son benignas y no indican necesariamente un trastorno grave.

Las convulsiones son relativamente frecuentes en los niños. Aproximadamente 1 de cada 26 niños tendrá una convulsión antes de los 18 años. La mayoría de las convulsiones son únicas y no se repiten. Sin embargo, algunos niños pueden tener convulsiones recurrentes.

 

 

¿Cuáles son las causas de las convulsiones en los niños?

Las convulsiones pueden ser causadas por una variedad de factores, que incluyen:

Fiebre: Las convulsiones febriles son convulsiones que ocurren en respuesta a una fiebre alta en niños menores de 5 años. A menudo son benignas y no causan daño cerebral permanente.

Epilepsia: La epilepsia es una condición en la que una persona tiene convulsiones recurrentes. Puede ser causada por una variedad de factores, incluyendo predisposición genética, lesiones cerebrales o trastornos metabólicos.

Lesiones cerebrales: Traumatismos craneales, accidentes cerebrovasculares, tumores cerebrales u otras lesiones en el cerebro pueden desencadenar convulsiones en los niños.

Trastornos metabólicos: Trastornos metabólicos como la hipoglucemia, la hiponatremia o los desequilibrios en los electrolitos pueden causar convulsiones en los niños.

Infecciones: Algunas infecciones, como la meningitis o la encefalitis, pueden causar convulsiones en los niños.

Factores genéticos: Algunas condiciones genéticas pueden aumentar el riesgo de convulsiones en niños.

 

¿Cuáles son los síntomas de una convulsión?

Los síntomas de una convulsión pueden variar dependiendo del tipo de convulsión que tenga el niño. Algunos síntomas comunes incluyen:

· Movimientos involuntarios de los ojos, la boca o las extremidades

· Pérdida del conocimiento

· Caída al suelo

· Dificultad para respirar

· Pérdida del control de la vejiga o los intestinos

 

¿Qué hacer cuando un niño tiene una convulsión?

Si presencias a un niño teniendo una convulsión, es importante tomar las siguientes medidas:

1. Mantén la calma: Es fundamental mantener la calma para brindar apoyo al niño durante el episodio.

2. Coloca al niño en un lugar seguro: Aleja objetos peligrosos y acuesta al niño de costado para evitar asfixia por vómito.

3. No introduzcas nada en su boca: No intentes poner nada en la boca del niño durante la convulsión.

4. No restrinjas los movimientos: No intentes contener los movimientos del niño durante la convulsión.

5. Controla la duración: Si la convulsión dura más de 5 minutos, llama a emergencias.

6. Busca atención médica: Después de la convulsión, lleva al niño a un médico para evaluar la causa y determinar si se necesitan pruebas adicionales o tratamiento.

 

 

¿Qué se puede hacer para prevenir las convulsiones?

En algunos casos, las convulsiones se pueden prevenir. Algunas medidas que se pueden tomar para prevenir las convulsiones incluyen:

Controlar la fiebre: Es importante controlar la fiebre en los niños, ya que la fiebre alta puede provocar convulsiones.

Vacunar a los niños: Las vacunas pueden prevenir algunas infecciones que pueden causar convulsiones.

Evitar traumatismos craneoencefálicos: Es importante tomar medidas para evitar que los niños se golpeen la cabeza.

Tratar los trastornos del desarrollo: Algunos trastornos del desarrollo pueden aumentar el riesgo de convulsiones. Es importante tratar estos trastornos de manera adecuada.

Las convulsiones en niños pueden ser impactantes, pero con información y comprensión, los padres pueden manejarlas de manera efectiva. La educación sobre las causas, la prevención y la respuesta adecuada es clave para garantizar la seguridad y el bienestar de los niños que experimentan estos episodios.

Si quieres recibir más consejos para cuidar la salud de tus hijos, ¡sígueme en mis redes sociales! Me consigues en Instagram, Facebook, Twitter y LinkedIn.

1 visualización0 comentarios

Kommentare


bottom of page