top of page

¿Cuándo llevar a nuestros hijos a la emergencia?

¿Cuándo llevar a nuestros hijos a la emergencia?

Como padres, siempre queremos lo mejor para nuestros hijos. Queremos protegerlos, cuidarlos y asegurarnos de que estén sanos y felices. Sin embargo, a veces surgen situaciones imprevistas en las que no estamos seguros de si debemos llevar a nuestros hijos a la sala de emergencias o esperar para ver al médico al día siguiente.


Reconocer una emergencia médica a tiempo es crucial para recibir el tratamiento adecuado y evitar complicaciones graves. Los niños pueden presentar síntomas de enfermedades de manera diferente a los adultos, y a menudo, las situaciones pueden evolucionar rápidamente. Por eso, es fundamental que los padres estén bien informados y preparados para actuar cuando sea necesario.


Es importante confiar en nuestro instinto como padres. Si sentimos que la condición de nuestro hijo es grave o potencialmente grave, no dudes en buscar atención médica de inmediato. Es mejor ser precavido y buscar ayuda profesional cuando hay dudas sobre la salud de su hijo.

 

 

Señales de alerta para llevar a un niño a la emergencia

A continuación, se presentan varias situaciones y síntomas que deben considerarse como señales de alerta y que justifican una visita inmediata a la sala de emergencias:

 

Dificultad para respirar

Cualquier dificultad para respirar debe tomarse muy en serio. Los síntomas pueden incluir:

· Respiración rápida o dificultad para respirar.

· Uso de los músculos del pecho y del cuello al respirar (retracciones).

· Sibilancias o sonidos agudos al respirar.

· Labios o cara azulados (cianosis).

· Pausas en la respiración (apnea).

 

Fiebre alta

La fiebre es una respuesta natural del cuerpo a una infección, pero en ciertos casos, puede ser preocupante:

· Bebés menores de 3 meses con una fiebre de 38°C (100.4°F) o más.

· Niños de 3 a 6 meses con fiebre superior a 39°C (102°F).

· Fiebre alta que persiste más de 72 horas en niños mayores.

· Fiebre acompañada de otros síntomas graves, como dificultad para respirar, erupción cutánea, vómitos persistentes o letargo.

 

Deshidratación

La deshidratación puede ser muy peligrosa, especialmente en los niños pequeños. Los signos incluyen:

· Boca y lengua secas.

· Llanto sin lágrimas.

· Ojos hundidos.

· Reducción en la producción de orina (menos pañales mojados de lo habitual).

· Letargo o irritabilidad extrema.

 

Dolor abdominal severo

El dolor abdominal puede tener muchas causas, pero ciertos signos indican una emergencia:

· Dolor que despierta al niño cuando duerme.

· Dolor que no mejora o empeora con el tiempo.

· Dolor acompañado de vómitos persistentes, fiebre alta o heces con sangre.

· Abdomen duro e hinchado.

 

Traumatismos y lesiones

Las lesiones pueden variar desde leves hasta potencialmente mortales. Deben considerarse emergencias:

· Golpes fuertes en la cabeza, especialmente si hay pérdida de conciencia, confusión, vómitos persistentes o convulsiones.

· Fracturas aparentes (huesos fuera de lugar o formas anormales).

· Heridas profundas que no dejan de sangrar con presión.

· Quemaduras graves o extensas.

 

Convulsiones

Las convulsiones pueden ser extremadamente alarmantes. Lleva a tu hijo a la emergencia si:

· Es la primera convulsión del niño.

· La convulsión dura más de 5 minutos.

· La convulsión ocurre después de una lesión en la cabeza.

· El niño no recupera la conciencia después de la convulsión.

 

Reacciones alérgicas severas

Las reacciones alérgicas graves, o anafilaxia, requieren atención médica inmediata. Los síntomas incluyen:

· Hinchazón de la cara, labios o lengua.

· Dificultad para respirar.

· Erupción cutánea generalizada y prurito.

· Mareo o desmayo.

 

Comportamiento inusual o cambios en el estado mental

Cambios repentinos en el comportamiento o el estado mental pueden indicar una emergencia médica:

· Confusión, desorientación o letargo extremo.

· No responde o tiene dificultad para despertarse.

· Comportamiento inusualmente agresivo o agitado.

 

 

¿Cómo prepararse para una visita a la emergencia?

Estar preparado para una visita a la emergencia puede ayudar a reducir el estrés y asegurar que el niño reciba la atención adecuada rápidamente. Aquí hay algunos consejos para tener en cuenta:


Tener información médica a mano

· Lleve consigo la información médica del niño, incluyendo:

· Historial médico.

· Lista de medicamentos actuales.

·  Alergias conocidas.

· Información de seguro médico.


Así mismo, es importante mantener la calma y explicarle al niño lo que está sucediendo de manera simple y tranquilizadora. Además de conocer la ubicación del hospital o la clínica de urgencias más cercana.


¡Recuerda! Siempre es mejor pecar de cauteloso y buscar atención médica si no está seguro de la gravedad de una situación. La salud y el bienestar de nuestros hijos son nuestra máxima prioridad, y actuar de manera informada puede marcar una gran diferencia.


Si quieres recibir más consejos para cuidar la salud de tus hijos, ¡sígueme en mis redes sociales! Me consigues en Instagram, Facebook, Twitter y LinkedIn. Trabajemos juntos para garantizar a nuestros pequeños una vida saludable, con hábitos que impulsen al máximo su bienestar.

留言


bottom of page