top of page

Deficiencia de Vitamina D en niños

La vitamina D tiene un papel importante en el desarrollo de todos nosotros, pero principalmente en la población pediátrica, esto se debe a que esta vitamina esta intricadamente ligada con la formación de los huesos. La vitamina D es la encargada de permitir que el calcio y el fósforo, dos minerales fundamentales para la formación de los huesos, puedan ser absorbidos a través del intestino. Podemos obtener esta vitamina ya sea de manera endógena, es decir que nuestro cuerpo la produce o por los alimentos que consumimos. De manera endógena, nuestro cuerpo tiene la capacidad de producir mas del 90% de toda la vitamina que nuestro cuerpo necesita, esto lo hace a través de los rayos solares que son absorbidos por nuestra dermis y al ser absorbidos permiten que nuestras células formen la vitamina D. La vitamina D se encuentra también en la leche fortificada con vitamina D, pescados como el salmón o la tuna, huevos, legumbres productos de la soya. Los niños están propensos a presentar deficiencia de vitamina D, principalmente cuando es invierno. Hay varios factores influyen en esta época del año. El principal factor es la menor exposición al sol y de actividades al aire libre de nuestros niños. Otro factor es el color de piel de los niños pequeños con un tono de piel más oscura al contener mayor cantidad de melanina, pigmento en la piel, disminuyen los rayos de sol que pueden absorber. También nuestros pequeños pueden desarrollar deficiencia de vitamina D por:

  • Dieta pobre en vitamina D

  • Niños que están siendo amamantados y no reciben suplementos de nutrición.

  • Aquellos con problemas de absorción médica, como la fibrosis cística.

Se define como deficiencia de vitamina D en niños a niveles en el cuerpo menos de 25 – 20 ng por mL. La deficiencia de esta vitamina en niños causa una enfermedad llamada raquitismo. Esta enfermedad generalmente se presenta con dolor en el cuerpo, fracturas en los huesos de los niños agrandamiento de la frente de los niños, piernas dobladas en forma de C. Además, como la vitamina D permite la absorción del calcio estos provocan que los niños desarrollen hipocalcemia, esto principalmente provoca espasmos musculares. Para evitar esta enfermedad y deficiencia, se recomienda:

  • Exponer a los niños al sol, aunque sea 15 o 20 minutos al día. Evitar la exposición excesiva ya que el contacto directo con el sol puede provocar quemaduras solares.

  • Alimentar adecuadamente a los niños con alimentos los cuales sabemos tienen adecuado niveles de vitamina D, como los mencionados anteriormente.

  • Utilizar suplementos en infantes los cuales no son expuestos adecuadamente al sol o aquellos que tienen enfermedades que interfieren con la absorción de nutrientes.

-La Dra. Denise Núñez es pediatra y fundadora de la Fundación Niño de la Caridad en El Bronx y la Dra. Lisandra Núñez es médico.

2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page