top of page

Golpes de calor: Cómo prevenirlos, identificarlos y actuar a tiempo

Golpes de calor: Cómo prevenirlos, identificarlos y actuar a tiempo

Con el aumento de las temperaturas globales y la llegada de los meses más calurosos del año, es fundamental estar informados sobre los golpes de calor, especialmente en los niños, quienes son más vulnerables a sus efectos. Un golpe de calor es una emergencia médica que puede ser potencialmente mortal si no se trata de inmediato.


Un golpe de calor, o hipertermia, ocurre cuando el cuerpo se calienta a niveles peligrosos y no puede enfriarse adecuadamente. Esto sucede cuando la temperatura corporal supera los 40°C (104°F) debido a la exposición prolongada al calor o al esfuerzo físico intenso en ambientes calurosos.


Los niños son particularmente susceptibles a los golpes de calor debido a que sus cuerpos se calientan más rápido que los adultos y tienen una capacidad limitada para regular su temperatura.

 

 

¿Cómo prevenir los golpes de calor?

La prevención es clave para evitar los golpes de calor, especialmente en niños. Aquí hay algunas estrategias efectivas:


1. Hidratación adecuada

Asegúrate de que los niños beban suficiente agua, especialmente durante las actividades físicas y en días calurosos. Evita las bebidas azucaradas y con cafeína, ya que pueden deshidratar aún más.

2. Vestimenta apropiada

Vístelos con ropa ligera, de colores claros y que permita la transpiración. Los sombreros y gafas de sol también son importantes para protegerlos del sol directo.

3. Evitar la exposición prolongada al sol

Limita el tiempo que los niños pasan al aire libre durante las horas más calurosas del día, generalmente entre las 10 a.m. y las 4 p.m. Busca lugares con sombra y asegúrate de que tengan pausas frecuentes para descansar en un ambiente fresco.

4. Uso de protector solar

Aplica protector solar con un SPF adecuado para proteger su piel de las quemaduras solares, que pueden contribuir al sobrecalentamiento.

5. Actividades en ambientes frescos

Organiza actividades en interiores durante los días extremadamente calurosos o en lugares con buena ventilación y aire acondicionado.

6. Evitar dejar a los niños en vehículos estacionados

Nunca deje a un niño solo en un automóvil estacionado, ya que las temperaturas dentro del vehículo pueden aumentar rápidamente y causar un golpe de calor.

 

Identificación de golpes de calor

Reconocer los signos de un golpe de calor es crucial para actuar rápidamente. Los síntomas pueden variar, pero los más comunes incluyen:


- Temperatura corporal elevada (por encima de 39°C)

- Piel caliente y seca

- Pulso acelerado

- Mareos o desmayos

- Dolor de cabeza intenso

- Náuseas y vómitos

- Confusión o pérdida de conciencia


Es importante tener en cuenta que los bebés y niños pequeños pueden no ser capaces de comunicar sus síntomas, por lo que es fundamental observar cualquier cambio en su comportamiento o aspecto físico.

 

 

Actúa a tiempo

Si sospechas que un niño está sufriendo un golpe de calor, es vital actuar de inmediato para evitar complicaciones graves. Toma nota de los siguientes pasos:


1. Traslada al niño a un lugar sombreado y fresco lo más rápido posible. Idealmente, un lugar con aire acondicionado.

2. Quita el exceso de ropa y aplica compresas frías en el cuello, la axila y la ingle. También puedes utilizar un ventilador para ayudar a bajar la temperatura corporal.

3. Ofrece agua en pequeños sorbos si el niño está consciente y puede beber. Evita darle bebidas muy frías, ya que pueden causar calambres estomacales.

4. Observa atentamente los signos vitales del niño y su nivel de conciencia. Si los síntomas no mejoran rápidamente, busca atención médica de emergencia.

5. Si el niño presenta síntomas graves como pérdida de conciencia, convulsiones o una temperatura corporal muy alta, llama a los servicios de emergencia inmediatamente. Mientras esperas la ayuda médica, continúa con las medidas de enfriamiento.


Los golpes de calor son una condición grave que puede tener consecuencias devastadoras, especialmente en los niños. Es fundamental que los padres y cuidadores sepan cómo prevenirlos, identificar sus síntomas y actuar rápidamente en caso de emergencia. Con la información adecuada y las medidas preventivas adecuadas, podemos proteger a nuestros hijos del peligro del calor extremo.


Si quieres recibir más consejos para cuidar la salud de tus hijos ¡sígueme en mis redes sociales! Me consigues en Instagram, Facebook, Twitter y LinkedIn. Trabajemos juntos para garantizar a nuestros pequeños una vida saludable, con hábitos que impulsen al máximo su bienestar.

Comments


bottom of page